Que es un enano segun la mitologia

En la mitología nórdica, el término enano, también conocido como dverger, ser refiere a un ser humanoide que se asocia con las montañas, la tierra, la herrería y la minería.

La concepción de lo que es un enano para los nórdicos, generalmente es diferente de los que se entiende en otras culturas. Pues muchas historias les describen como seres de baja estatura, aunque hay teorías que sostienen que su tamaño era el de un humano.

En algunas de las leyendas, se decía que eran seres obstinados, de aspecto tosco y fuerte. Los cuales se supone que vivían en tierras subterráneas, pero cuando salían a la superficie lo hacían armados y acorazados.

Los relatos coinciden en que eran excelentes trabajadores de la piedra. Inteligentes artífices que se destacaron por sus habilidades para tallar y pulir rocas y gemas. Además de por su talento para la forja de metales, con los que podían elaborar maravillosos objetos.

Cabe señalar que los textos nórdicos describen la piel de los enanos como de un color pálido, similar al de un cadáver. Mientras que su cabello era de color negro. Es por ello que en nórdico antiguo, a veces fueron llamados “negros”, haciendo referencia a esta característica.

En una de las leyendas relacionadas, se decía que Thor libro a su hija de casarse con un enano. Para esto, lo entretuvo prolongando la conversación durante toda la noche, hasta que al llegar el amanecer, la luz del sol lo transformó en piedra.

Sin embargo, este es el único relato conocido en el que estos seres no pueden exponerse a los rayos del astro rey. Pues de hecho, muchos de los enanos mencionados en otras historias viven en la superficie.

¿Que significa el nombre enano?

En las lenguas romances, la palabra dweraz, que se cree deriva del protoindoeuropeo dhwergwhos, significa lo mismo que la latina “nanus”, es decir, “pequeño en su especie” o “algo pequeño”.

Esto contradiría la teoría de que los enanos eran de la misma estatura que los hombres, apoyando la idea de que en realidad, fueron concebidos como criaturas pequeñas desde sus orígenes.

No obstante, cabe aclarar que la palabra inglesa “dwarf”, tiene también el mismo origen indoeuropeo que “tuerto”, que quiere decir torcido o deforme.

En la tradición escandinava, los enanos eran en realidad criaturas que tenían la capacidad de cambiar de forma así como el tamaño de su cuerpo, por lo que algunos han sugerido que la palabra debió haberse traducido como “tuergo” en lugar de enano.

No fue hasta los siglos XIII y XV, cuando aparecen descripciones de enanos con pequeña estatura. Especialmente en sagas legendarias en las que se incluyeron muchas veces con fines humorísticos.

Los enanos forjaron el martillo Mjolnir para Thor y la lanza Gungnir para Odín | Pixabay

¿Cual es el origen de los enanos?

Dentro de la mitología nórdica, los enanos tienen orígenes distintos. En la denominada Edda poética, el poema Völuspa señalaba que los enanos habían nacido de la sangre de Brimir y los huesos de Bláinn.

Por el contrario, en la Edda prosaica se relata que son seres similares a gusanos, que se alimentaban de la carne de Ymir, antes de que los dioses les otorgaran el don de la razón.

En total, en la Edda poética y la Edda prosaica, se nombra alrededor de un centenar de enanos. Pero es en esta última, en la que se les asigna la función cosmológica de sostener el cielo a cuatro de ellos, Nordri, Sudri, Austri y Vestri.

En general se les asignaba a los enanos funciones muy variadas, pero principalmente se les asocia con la herrería. Pues se les consideró los creadores de importantes artefactos que poseían cualidades extraordinarias, como el martillo de Thor.

Después de la cristianización de los pueblos germánicos, se continuaron propagando las leyendas sobre enanos en el folclore europeo. En algunas de las cuales también se les atribuía habilidades para la curación.

Anatoly Liberman cree que es posible que originalmente, los enanos eran seres sobrenaturales menores. Los cuales no fueron considerados como físicamente pequeños sino hasta después de la cristianización.

Los enanos del folclore suelen ser ancianos con barbas largas. Características con las que se les representó en el cuento de hadas de los hermanos Grimm, Blancanieves. Sobre el cual, la película animada de Walt Disney de 1937, es la adaptación más conocida.

También se han hecho presentes en obras como El Señor de los anillos de J.J.R. Tolkien, y Las Crónicas de Narnia de C.S. Lewis, así como en sus respectivas adaptaciones cinematográficas.

¿Donde viven los enanos de la mitologia nordica?

En realidad, no parece haber consenso sobre algunos aspectos de los enanos. Pues aunque en algunas historias eran una especie de villanos, en otras eran considerados talentosos inventores.

Asimismo, no se conoce un lugar específico en el que habitaran. A diferencia de otras razas, cuyos mundos tenían un nombre. Por ejemplo Alfheim para los elfos o Jotünheim para los jotnar.

En cambio, cuando Loki visita a los enanos hijos de Ivaldi para que forjen el nuevo cabello dorado de Sif, él no viaja a un mundo de enanos. Pues no existe un lugar con el nombre de los dverger.

La leyenda dice que Loki se dirigió a Svartalfheim, que se traduce como “Hogar de los elfos oscuros”. Es por ello que muchos han considerado la idea de que los enanos sean una versión menos poderosa o malvada de los elfos.

Si te gustó este artículo aquí hay otro que te encatnará: ¿Qué es el FAUNO?

Alfheim y Svartalfheim son interpretadas regularmente como el mundo luminosos en la superficie y el mundo oscuro bajo tierra respectivamente. Además, en la mitología nórdica el vivir bajo la tierra es una de las principales diferencias de los enanos respecto a los elfos.

Si los enanos en realidad eran un subconjunto de los elfos, algunas incongruencias de ciertas historias podrían explicarse más fácilmente. Como el hecho de que los hijos de Ivaldi fueran enanos, pero su hermosa hija considerada una elfa.

Muchos de los nombres de los enanos también reafirman la idea de que elfos y enanos pudieron estar estrechamente relacionados.

Incuso algunos historiadores creen que la distinción entre elfos claros y oscuros no era una característica original de la mitología nórdica, sino que se introdujo después por escritores que habían sido influenciados por conceptos judeocristianos.