Cuando escuchamos el nombre: “cíclope” automáticamente ubicamos en nuestra mente una criatura que posee un solo ojo, el cual se encuentra ubicado generalmente en medio de la frente. Dichos seres los podemos encontrar dentro de la mitología grecorromana.

La historia se encuentra llena de seres mitológicos, podemos encontrar desde pequeñas criaturas hasta gigantes. Lo cierto es que, sin importar su tamaño o poderes que pudiesen haber tenido dichas criaturas, este es un tema que siempre ha fascinado a la humanidad. De hecho, aun hoy, muchos siguen estudiando y buscando información importante y nueva que pueda dar más evidencia de su existencia.

Una de estas criaturas son los ciclopes, gigantes que sin duda aterrorizaban con su aspecto y que nadie quería llegar a encontrar. Pues bien, son numerosas las historias que se conocen en torno a estos personajes mitológicos.

Las leyendas y mitos los describen  como una raza de seres humanoides que tenían un gran tamaño y su principal característica como ya mencionamos era el hecho de que tenían en lugar de dos ojos uno solo.

También podemos mencionar que las características que describen a los cíclopes en si van a depender de los autores que los describen. Mucho de tales autores han situado a los ciclopes en diferentes contextos así como, realizando diversas tareas o acciones.

Hesíodo señala que la primera generación de cíclopes apareció en este mundo debido a que nacieron como producto de la unión entre Gea y Urano y eran personajes que se dedicaban a la construcción. Además eran artesanos pero descomunalmente fuertes y con un muy mal carácter.

¿Cuántos tipos de CÍCLOPE existen?

Tomando en cuenta lo que señala la mitología griega se pueden encontrar dos generaciones de cíclopes, las cuales vienen a ser.

La primera generación

Estuvo conformada por tres hermanos, que fueron llamados o conocidos como los “Artesanos Principales”. Estos hermanos eran Arges (resplandor), Brontes (trueno) y Steropes (relámpago) ellos junto a los titanes y los gigantes de las cien manos, los hijos de Gaia y Urano, serían luego los herreros que construyeron el Olimpo de los Dioses. A quienes también se les atribuye la creación del rayo de Zeus.

Urano odiaba a sus descendientes, por eso hizo que los cíclopes estuviesen presos dentro de Gaia (la diosa Tierra) Esto hasta el momento en que fue derrotado o abatido por el Titán Crono, quien era otro de sus hijos.

Crono, temía al poder que poseían los cíclopes y por eso los volvió a encerrar, luego Zeus los rescató y éstos con sus rayos ayudaron a Zeus a vencer a los Titanes.

La segunda generación

Estuvo conformada por un grupo de cíclopes que vivían en Sicilia. Eran los descendientes de Poseidón, no tenían la misma habilidad con los metales como los otros, por lo que se dedicaban al pastoreo en Sicilia, lugar donde vivían sin ningún tipo de ley.

Polifemo, es el más famoso de estos, siendo uno de los protagonistas de “la Odisea de Homero” donde se cuenta que era especialmente cruel y además, consiguió atrapar a Odiseo y a sus doce compañeros.

Pero Odiseo en algún momento logró  emborrachar al cíclope. Hasta que se quedó dormido, así Odiseo aprovechó el momento para herirlo en su único ojo y al otro día con el ciclope ahora casi ciego, consiguieron escapar camuflados dentro del rebaño de cabras.

¿Qué son los CÍCLOPES?

¿Cómo muestra a los ciclopes la Odisea de Homero?

La odisea de Homero es sin duda una historia bien conocida por la humanidad. Por lo que, seguramente conoces bien la historia o has escuchado sobre esta, debido a las numerosas referencias que se le han hecho dentro de la cultura popular.

Pues esta historia, hace mención y además explica que los ciclopes eran pastores y que desarrollaban su vida en Sicilia. Fueron descritos como unas criaturas de características caníbales, salvajes y que vivían siempre fuera de la ley. Sin temor alguno, ni a hombres ni siquiera a los mismos dioses.

En dicha historia como ya mencionamos anteriormente, se hace mención a lo hecho por Odiseo al ciclope Polifemo. En conjunto con sus hombres, lo cual hace que el gran Dios del Mar desate su ira sobre el héroe de la odisea.

¿Cuáles son las características del CÍCLOPE?

Lo que más impresiona sobre estas criaturas míticas es la apariencia con la cual son descritas. Normalmente la información sobre lo ciclopesnos dice que son criaturas de gran tamaño, unos  seres gigantescos, que podrían haber tenido unos 11m de alto, quizás un poco menos.

Además de esto, contaban con una fuerza totalmente sobrehumana pero sus rasgos físicos eran propios de los humanos. Por ejemplo, la presencia de pulgares en sus manos así como la capacidad de pensar y razonar.

En relación a esto último, se puede ver sin embargo que, la gran mayoría de representaciones relacionadas con los ciclopes les hacen ver como “seres salvajes y muy poco inteligentes”. Además se puede señalar que otra característica física de un ciclope es que posee una piel gruesa y un apetito voraz por consumir carne, principal y especialmente la de los seres humanos.

Pero el rasgo físico más resaltante en los cíclopes, junto a su tamaño y fuerza es sin duda ese único ojo que les brinda una apariencia aterradora y es ese distintivo para conocer que hablamos de ellos.

Asimismo, podemos comentar que son seres icónicos dentro del mundo de las bestias mitológicas. Por otro lado, entre los rasgos que son menos conocidos de los ciclopes está ser descritos o ilustrados como unas bestias obesas y grotescas por lo general calvas.  Se les representa usualmente como llevando consigo algún tipo de maza o armamento pesado, lo cual denota el salvajismo y rudeza de estas criaturas.

También te podría interesar leer: ¿QUE ES LA MITOLOGIA?

¿Actualmente podemos encontrar un CÍCLOPE humano real?

Para terminar damos respuesta a esta pregunta con una repuesta muy sencilla; ¡Sí!, solo que ¡No se trata de las míticas criaturas que hemos descrito hasta el momento!

Pues se conoce o se le da nombre de cíclope, a una persona que se ve afectada por la ciclopía. Un trastorno congénito que produce en el cuerpo una sola órbita facial al momento de su desarrollo en el vientre de la madre.

Esto hace que el bebé nazca con un solo ojo, pero en vez de ubicarse en medio de la frente como describen a los míticos ciclopes, este ojo se ubica en el medio de la cara acompañado de una nariz que resulta disfuncional. Por lo que, el bebé llega a fallecer poco después del parto.