Serafines, parte de una jerarquía celestial

Los Serafines son conocidos como los custodios de Dios, se sitúan en el primer escalón de nueve coros quienes con sus cánticos lo alaban y son encargados de eliminar todo lo negativo. Una de sus cualidades es la energía que emanan con la cual son capaces de sanar.

En el judaísmo son representados como serpientes doradas poseedoras de seis alas. En otras religiones se cree que pueden tener forma de animal y más alas, en cada par de alas se pueden apreciar entre diez y veinte ojos.

Al ser representados en pinturas, se los hace como un ser humano con seis alas. Con un par de alas se cubre la cabeza y su rostro, con otro pares los pies y con su tercer par se pueden trasladar. Se cubren la parte superior debido a su increíble belleza.

Serafín

Los más cercanos a los Serafines

Las personas que son capaces de sentir la presencia de un Serafín son aquellas puras de corazón, que tienen un don excepcional con la música, por ejemplo, el poder tocar cualquier instrumento. Aquellas personas lectoras de fábulas y cuentos de hadas, impulsadores de expandir la inocencia infantil.

Otras cualidades humanas, que pueden acercanos a estos seres celestiales, es la hábilidad para inventar (con mucha imaginación), para emprender y crear nuevos artefactos sin la necesidad de haber estudiado ciencias o mecánica.

Serafines caídos

Hay quienes mantiene la afirmación basandose en semejanzas o similitudes, ya que en muchas creencias, los Serafines son serpientes aladas. Ya que el término Seraph y serafín según la biblia hebrea, significa serpiente. Y el cual está muy relacionado con aquella parte de la historia donde los primeros humanos, sucumbieron ante la tentación de comer del fruto prohibido, inducidos por la serpiente alada que les habló.

A pesar de ser seres celestiales, puros y cercanos a Dios, cayeron en la desobediencia y soberbia, tales sentimientos llevaron al punto de rebelarse en contra de Dios. Fueron expulsados del reino de los cielos, perdiendo así todo derecho de volver, fueron despojados de sus hermosas alas para no ascender nuevamente al paraíso.

Serafín

¿El príncipe de los Serafines?

En algunos textos apócrifos, el Arcangel Metatron es el príncipe de los Serafines. Es quien gobierna las energías de creacionismo en beneficio de los humanos. Líder por naturaleza, es muy conocido por poseer 36 alas en innumerables ojos. Su nombre significa “Rey de los ángeles”. Según la misma escritura, él debe ocuparse del sustento y el bienestar de los hombres de Dios.

Es venerado como el ángel patrono de los niños, se cuenta que éste tiene una misión de guiar a los niños, tanto al cielo como a la tierra. Ayudando sobre todo a los niños índigos y cristal a superar los obstáculos. Para los padres que son más elevados espiritualmente, piden a este arcángel que guíe a sus hijos con el uso correcto de dones y habilidades psíquicas. Por este servicio cercano a los niños, con su inocencia y total entrega de amor, es considerado el príncipe de los Serafines.

¿Cuándo invocar a los Serafines?

Podemos llamarlos para cuando tengamos situaciones que sean de máximo peligro, sobre todo si hay niños involucrados. En caso de que sientas que te está sobrepasando la rutina, en caso de que no puedas hacer frente a tus deberes. Por si tienes bloqueos para la creatividad o para independizarte laboralmente.

Si sientes miedo por perder una relación o para purificarla, porque sientes que es oscura. En todos estos casos se puede hacer un ritual para invocarlos, de esta forma no estaremos solos al momento de pedir la purificación.

Ritual para invocarlos

Debes hacerlo durante el día, cuando necesites pedir o agradecer a estos bellos seres de luz.

En un plato blanco, hacer un circulo de sal en el sentido de las agujas del reloj, intencionado con amor y visualizando una luz que envuelve el plato y la sal. A continuación colocar 7 velas celestes o blancas, representando la pureza e inocencia de los Serafines. Al costado derecho una flor perfumada, antes de encender las velas puedes rociar con perfume  floral.

Antes de encender las velas, meditar para calmar los pensamientos y emociones. Visualizar una luz blanca que envuelve todo el ambiente, para proteger y purificar antes de iniciar el ritual. Con mucho amor solicitar la presencia de estos maravillosos ángeles para poder guiar la realización del ritual. Luego encender las velas y posteriormente recitar o leer la siguiente oración.

Oración para invocar a los Serafines

En el nombre de mi Amada y Poderosa Presencia Yo Soy y la Poderosa Hueste Angelical, de espíritus excelsos.

Brillantes Serafines de fuego y rubí, rodeen mi persona y tráiganme amor.
Poderosos Querubines que brillan como el sol, alejen de mí el odio, la pena y el dolor.

Tronos, sean firmes, estables, con alas de cristal y manténgame estable en tierra o en mar.

Yo invoco a los Dominios, en justa invocación, que sea yo siempre justo en toda decisión.

Y pido a los Poderes su Luz y protección. Sálvenme del peligro, del mal y de la traición.

Virtudes milagrosas, floten cerca de mí. Que la virtud me guía. Vengan, vengan, vengan aquí.

Principados, traigan paz al mundo. Que sea bendecido en éxtasis profundo.

Arcángeles gloriosos, guíenme en el camino. Que el hacer caridad sea siempre mi destino.

Oh, Ángeles divinos, que sirven a Dios, que así también yo sirva en Luz, Paz y Amor. Amén.

Lo que aprendemos de los Serafines

Coro de Serafines

Cada vez hay más personas interesadas en estos seres de luz, para protección o para trabajar con ellos. Los regalos que nos dejaron son los hermosos dones, como por ejemplo, pureza, voluntad, verdad, visión, paciencia, sabiduría, inocencia, fortaleza, amor, humildad o nobleza.

Cual sea el regalo de los Serafines, hay que recibirlos con el corazón y con las manos abiertas. Ellos están al servicio de cuidarnos también como enviados de Dios, siendo su máxima misión cuidar el alma de los niños.

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar: